ANALIZANDO DOS GRÁFICAS

Las dos gráficas que he escogido para analizar, provienen de la revista Elhuyar, revista de divulgación científica y tecnológica.

Este primer gráfico que he elegido para analizar, muestra la tendencia taxonómica de la información que es visible en el País Vasco. He aquí, en el mismo orden de arriba a abajo que en la gráfica, los grupos de animales que se representan en esta gráfica: aves, peces, mamíferos, plantas vasculares, insectos, crustáceos, reptiles y anfibios. A la izquierda podemos observar la cantidad registrada de cada grupo y a la derecha la cantidad de especies en cada grupo.

Este gráfico es un gráfico de barras y sirve para comparar datos. En este caso se puede observar que el registro de aves y peces es mayor que el de las plantas vasculares, aunque las plantas vasculares tengan mayor diversidad. Tradicionalmente, algunos grupos taxonómicos han conseguido llamar la atención más que otros. La gente tiende más a observar aves que a coleccionar caracoles. Asimismo, las especies raras, emblemáticas, amenazadas… se documentan con mayor intensidad dado que son un tesoro más apreciado para los amantes de la naturaleza y esto último, se puede observar fácilmente en la cantidad registrada en las plataformas de biodiversidad.

Si analizamos la idoneidad de la gráfica, esta gráfica resume una gran cantidad de datos numéricos de una manera muy visual y muy fácil de entender. El mensaje que ofrece la gráfica es muy claro, hay muchas más especies de plantas vasculares que de aves y peces, pero en el País Vasco se han registrado muchas más aves y peces que plantas vasculares. En este caso el dicho “una imagen vale más que mil palabras” cobra sentido. La gráfica cumple con varios objetivos: comunica un mensaje, presenta una gran cantidad de información de forma compacta y fácil de entender y revela una relación entre dos parámetros (cantidad registrada y cantidad de especies). Las gráficas correctas tienen una finalidad comunicativa y esta gráfica la tiene. Aun y todo, para poder analizar los datos con mayor profundidad y no quedarnos en la superficie, deberíamos de saber cual es el terreno muestreado con exactitud, es decir, la escala, con el objetivo de realizar un análisis de la biodiversidad creíble y convincente.

Esta segunda gráfica es una tarta, mejor dicho una media tarta. Las tartas se utilizan para ver la contribución de cada parte a un total. La gráfica trata de la gestión de los residuos plásticos.

En este caso, en los últimos años, el uso de los polímeros ha creado un gran desasosiego y controversia en la sociedad, ya que crean demasiados residuos que terminan propagados en el medio ambiente. Según datos de la Unión Europea, en el 2018 se generaron 29,1 millones de toneladas de residuos plásticos. Como podemos observar en este segundo gráfico, el 32% de estos residuos se reciclan, el 43% se trasladan a plantas de incineración de residuos y el 25% restante, se acumulan en los vertederos. Y eso es lo que vemos claramente en la tarta, la proporción que tiene cada parte del total. Estos datos demuestran claramente la necesidad de promover el reciclado. Para ello, es totalmente necesario indagar y estudiar el reciclado de los materiales y buscar aplicaciones posibles.

En esta tarta la representación de los datos de forma gráfica ofrece el mensaje de que hay que promover el reciclado de una forma visual y fácil de entender. Cualquiera que viera esa gráfica debería de llegar a esa conclusión. Por lo tanto, la tarta cumple con el objetivo de comunicar el mensaje y presenta grandes cantidades de información de forma compacta y muy fácil de entender. Esta tarta cumple con su objetivo de ser un mero elemento de comunicación y el receptor, nada más observar la tarta, capta el mensaje sin lugar a duda. ¡A reciclar! O mejor dicho que estamos en el 2020, ¡a usar menos plástico!

 

1 comment

  1. Quizá co mo elecuento propagandístico sí sea buena la segunda figura. Pero como gráfica creo que no. Para 3 números gasta un montón de espacio, en cena representación poco intuitiva en la que los detalles se nos escaparían si no fuera porque los números están puestos allí. Algo así en un artículo científico sería claramente inadecuado. La primera sí que está muy bien y coincido con tu aná lisis.
    En el ejercicio se trataba de fijarse en aspectos formales, no tanto en el contenido.

Utzi erantzuna

Your email address will not be published.