CASO 1.B: “NO ES RAZONABLE QUE EXISTA LA VIDA BASADA EN SILICIO”

El problema radica en que el silicio tiene una serie de propiedades químicas distintas al carbono que limitan mucho su capacidad para reproducir la vida, aunque sea el segundo elemento más abundante en la corteza terrestre.

En primer lugar, los átomos de silicio tienden a unirse entre ellos mediante enlaces simples, que son muy débiles en comparación con los enlaces dobles o triples que se forman entre los átomos de carbono. Esto hace que las moléculas complejas basadas puramente en el silicio, como los silanos, sean mucho más inestables que las del carbono, sobre todo en ambientes ricos en oxígeno y agua.

En segundo lugar, los átomos de silicio tienen un tamaño mayor y en tercer lugar, el silicio es muy afín al oxígeno, formando el sílice, posible compuesto alternativo a los hidrocarburos y al dióxido de carbono. El problema es que esta unión es muy estable, eterna, sólida e inerte.

Por todo ello, el potencial del silicio para formar compuestos complejos (carbohidratos, lípidos, proteínas y ADN) es muy limitado y no es suficiente para reproducir la vida como la conocemos en condiciones similares a la Tierra. De momento, no hay señales de que exista vida basada en el silicio.

 

Utzi erantzuna

Your email address will not be published.